Cristianismo biblico

¿Debe trabajar secularmente el pastor?

EL SOSTENIMIENTO DEL PASTOR

Publicado por: Mario Rodríguez Bernier  

E mail: guardandosupalabra@hotmail.com

Para mas informacion visita la pagina: www.soberaniadedios.es.tl

 

El verdadero problema no es que la iglesia sea demasiado rica, sino que se ha vuelto fuertemente institucionalizada, con una inversión aplastante en mantenimiento. Tiene las características del dinosaurio y del buque de guerra. Está cargada con una planta y un programa que supera sus medios, de forma que está absorbida en problemas de aprovisionamiento y preocupada por la supervivencia. La inercia de la máquina es tal que las asignaciones financieras, los requisitos legales, los canales de organización, las actitudes mentales, están todas puestas en la dirección de continuar y realzar el statu quo. Si uno quiere seguir un rumbo que se sale de estos canales, entonces la mayoría de sus energías se agotarán antes de llegar a la líneas enemigas.

 

                                                                                     –John A. T. Robinson

 

 

Mal 3:8   ¿Robará el hombre a Dios?  Pues vosotros me habéis robado.  Y dijisteis:   ¿En qué te hemos robado?  En vuestros diezmos y ofrendas.

Mal 3:9  Malditos sois con maldición,  porque vosotros,  la nación toda,  me habéis robado.

Mal 3:10  Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa;  y probadme ahora en esto,  dice Jehová de los ejércitos,  si no os abriré las ventanas de los cielos,  y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

 

Este pasaje de Malaquías  parece ser el texto bíblico favorito de muchos pastores y el texto o más bien el tema bíblico mayor enseñado entre los cristianos. Pregúntele a un cristiano que es la gracia y lo mas seguro es que no le sabrá contestar correctamente, pregúntele sobre el diezmo y le recitará fielmente todo lo enseñado por su pastor. Esta práctica ha sido enseñada por los pastores en sus respectivas congregaciones, durante años,  más que cualquier otra doctrina. Es mas me atrevería ha decir que es la única doctrina que la mayoría de los cristianos conocen a la perfección y en cambio son  ignorantes de las doctrinas básicas del cristianismo. Si usted ha pasado algún tiempo en la iglesia moderna, ha escuchado este pasaje tronando desde el púlpito muchísimas veces.

 

Veamos algunas argumentaciones que acompañan al pasaje:

 

“Dios ha ordenado que ustedes den sus diezmos fielmente. Si ustedes no diezman, están robando a Dios  y se colocan bajo  maldición.”

 

“Repitamos juntos el ‘Credo del diezmador’, ¿les parece?.

 

‘El diezmo es del Señor. En verdad lo aprendimos. En fe lo creemos. En gozo lo damos. ¡El diezmo!’”. “¡Sus diezmos y ofrendas son necesarias para que la obra de Dios continúe!”. (La “obra de Dios”, por supuesto, quiere decir asalariar al cuerpo pastoral y pagar la cuenta eléctrica mensual para mantener en funcionamiento el edificio.)

 

¿Cuál es el resultado de este tipo de presión? El pueblo de Dios es llevado por la culpa a dar la décima parte de sus ingresos cada semana. Cuando lo hacen, sienten que  han agradado a Dios. Y pueden esperar que Él los bendiga económicamente. Cuando fallan, sienten que están siendo desobedientes, y una maldición  se cierne sobre ellos.

 

Pero retrocedamos unos pasos y hagamos la pregunta incisiva:

 

1. “La Biblia, ¿nos enseña a diezmar? Y, 

2. ¿estamos obligados espiritualmente a financiar al pastor y a su personal?”.

 

La respuesta a estas dos preguntas es impactante. (Si usted es un pastor, es fascinante. ¡Así que tal vez quiera sacar sus remedios para el corazón ahora!)

 

¿Es bíblico el diezmo?

 

El diezmo ciertamente aparece en la Biblia. Así que sí, el diezmo es bíblico. Pero no es cristiano. El diezmo pertenece al antiguo Israel. Era, esencialmente, su impuesto a las ganancias. No encontramos que los cristianos del primer siglo hayan diezmado jamás en el Nuevo Testamento.

La mayoría de los cristianos no tiene la menor idea de lo que enseña la Biblia con relación al diezmo. Así que veámoslo. La palabra “diezmo” significa simplemente la décima parte.

 El Señor instituyó tres clases de diezmos para Israel como parte de su sistema de impuestos. Estos son:

 

-Un diezmo del producto de la tierra para apoyar a los levitas, que no tenían ninguna herencia en Canaán. (Levítico 27:30–33; Números 18:21–31)

 

Lev 27:30  Y el diezmo de la tierra,  así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles,  de Jehová es;  es cosa dedicada a Jehová.

Lev 27:31  Y si alguno quisiere rescatar algo del diezmo,  añadirá la quinta parte de su precio por ello.

Lev 27:32  Y todo diezmo de vacas o de ovejas,  de todo lo que pasa bajo la vara,  el diezmo será consagrado a Jehová.

Lev 27:33  No mirará si es bueno o malo,  ni lo cambiará;  y si lo cambiare,  tanto él como el que se dio en cambio serán cosas sagradas;  no podrán ser rescatados.

 

Num 18:21  Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos  en Israel por heredad,  por su ministerio,  por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.

Num 18:22  Y no se acercarán más los hijos de Israel al tabernáculo de reunión,  para que no lleven pecado por el cual mueran.

Num 18:23  Mas los levitas harán el servicio del tabernáculo de reunión,  y ellos llevarán su iniquidad;  estatuto perpetuo para vuestros descendientes;  y no poseerán heredad entre los hijos de Israel.

Num 18:24  Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel,  que ofrecerán a Jehová en ofrenda;  por lo cual les he dicho:  Entre los hijos de Israel no poseerán heredad.

Num 18:25  Y habló Jehová a Moisés,  diciendo:

Num 18:26  Así hablarás a los levitas,  y les dirás:  Cuando toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad,  vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida a Jehová el diezmo de los diezmos.

Num 18:27  Y se os contará vuestra ofrenda como grano de la era,  y como producto del lagar.

Num 18:28  Así ofreceréis también vosotros ofrenda a Jehová de todos vuestros diezmos que recibáis de los hijos de Israel;  y daréis de ellos la ofrenda de Jehová al sacerdote Aarón.

Num 18:29  De todos vuestros dones ofreceréis toda ofrenda a Jehová;  de todo lo mejor de ellos ofreceréis la porción que ha de ser consagrada.

Num 18:30  Y les dirás:  Cuando ofreciereis lo mejor de ellos,  será contado a los levitas como producto de la era,  y como producto del lagar.

Num 18:31  Y lo comeréis en cualquier lugar,  vosotros y vuestras familias;  pues es vuestra remuneración por vuestro ministerio en el tabernáculo de reunión.

 

-Un diezmo del producto de la tierra para costear las fiestas religiosas en Jerusalén. Si era muy difícil para una familia llevar el producto a Jerusalén, podía convertirlo en dinero. (Deuteronomio 14:22–27. Esto se denomina a veces “el diezmo del festival”.)

 

Deu 14:22  Indefectiblemente diezmarás  todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año.

Deu 14:23  Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre,  el diezmo de tu grano,  de tu vino y de tu aceite,  y las primicias de tus manadas y de tus ganados,  para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.

Deu 14:24  Y si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo,  por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre,  cuando Jehová tu Dios te bendijere,

Deu 14:25  entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano,  y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere;

Deu 14:26  y darás el dinero por todo lo que deseas,  por vacas,  por ovejas,  por vino,  por sidra,  o por cualquier cosa que tú deseares;  y comerás allí delante de Jehová tu Dios,  y te alegrarás tú y tu familia.

Deu 14:27  Y no desampararás al levita que habitare en tus poblaciones;  porque no tiene parte ni heredad contigo.

 

-Un diezmo del producto de la tierra, recogido cada tres años para los levitas, huérfanos, extranjeros y viudas del lugar.( Deuteronomio 14:28, 29; 26:12, 13. El historiador judío Josefo y otros estudiosos creen que este es un tercer

diezmo que se usó de una forma diferente del segundo. Stuart Murray, Beyond Tithing (Carlisle: Paternoster)

 

Deu 14:28  Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año,  y lo guardarás en tus ciudades.

Deu 14:29  Y vendrá el levita,  que no tiene parte ni heredad contigo,  y el extranjero,  el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones,  y comerán y serán saciados;  para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren.

Deu 26:12  Cuando acabes de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el año tercero,  el año del diezmo,  darás también al levita,  al extranjero,  al huérfano y a la viuda;  y comerán en tus aldeas,  y se saciarán.

Deu 26:13  Y dirás delante de Jehová tu Dios:  He sacado lo consagrado de mi casa,  y también lo he dado al levita,  al extranjero,  al huérfano y a la viuda,  conforme a todo lo que me has mandado;  no he transgredido tus mandamientos,  ni me he olvidado de ellos.

 

Este era el diezmo bíblico. Note que Dios ordenó a Israel dar el 23,3 % de sus ingresos cada año, en contraposición con el 10%.

 

Estos diezmos consistían en productos de la tierra, es decir la semilla de la tierra, el fruto de la tierra y ganado. Era el producto de la tierra, no dinero.  

 

Observando  Luk 18:12  ayuno lo de dos comidas cada sábado, doy diezmos de todo lo que poseo. Podriamos creer que el fariseo diezmaba todo incluyendo dinero pero si observamos Luk 11:42:  Mas ¡ay de vosotros, fariseos! Que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza; pero el juicio y la caridad de Dios pasáis de largo . Pues estas cosas era necesario hacer, y no dejar las otras. (SSE).

Queda claro que en los tiempos de Cristo todavía la ley del diezmo se cumplía al pie de la letra: Productos de la tierra

 

¡Este es el diezmo biblico¡

 

A una persona no le era permitido cambiar este acuerdo (la ley establece: productos de la tierra no dinero), escogiendo y eligiendo lo qué le gustara, como si fuera un menú religioso. 

 

Israel estaba obligado a apoyar a sus trabajadores nacionales (sacerdotes), sus feriados (festivales) y sus pobres (extranjeros, viudas y huérfanos) mediante sus diezmos anuales.

 

Quedaban excluidos de diezmar: los jornaleros (asalariados), los pescadores, los mineros y todos aquellos no cubiertos por la ley mosaica.

 

Uno de los propósitos del diezmo era para proveer para los Levitas.  Los Levitas recibieron un reparto menor de tierra que las otras tribus.  Los Levitas ejercieron muchas de las funciones religiosas de la comunidad, pero también la judicial, gubernamental, y educativa.  En otras palabras, el diezmo se usó también para propósitos seculares.  Los levitas eran frecuentemente músicos, administradores, arquitectos, jueces, profesores, escribientes, doctores, lo qué llamaríamos hoy "gente profesional".  El Levita también diezmaba del diezmo recibido para los sacerdotes.  Los sacerdotes no tenían que diezmar (1Pe 2:9  Mas vosotros sois linaje escogido,  real sacerdocio,  nación santa,  pueblo adquirido por Dios,  para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; el que tenga oídos para oír que oiga).  Me doy cuenta que la mayoría de las personas igualan a los Levitas con los "sacerdotes," pero en alguna parte de la historia de Israel, se desarrollaron dos clases diferentes.   

 

Los responsables de conseguir dinero de sus congregaciones frecuentemente usan Escrituras que no trata del diezmo, para enseñar a diezmar.  Las leyes que se centran sobre las primicias y los primogénitos son diferentes de las leyes acerca del diezmo.  Para primogénito ver Núm. 3:12,12, 40-45; 8:16-18.  Para las primicias veamos Lev. 23:10-14; Números18:12-28.  Si nosotros re-instituimos todas estas Leyes Mosaicas que tratan de sacar algo del pueblo de Dios, ¿por qué no re-instituir todas ellas?  Por supuesto que sería ridículo. Tendríamos que empezar a sacrificar corderos y a matar los hijos rebeldes.  ¡Recuerde, él que quebranta la Ley de Moisés en un punto, es culpable haberla quebrantado toda! 

 

 

Con la muerte de Jesús, todos los códigos ceremoniales, gubernamentales y religiosos que pertenecían a los judíos fueron clavados a su cruz y enterrados… para nunca más volver a condenarnos.

 

Efe 2:15  aboliendo en su carne las enemistades,  la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas,  para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre,  haciendo la paz,

Col 2:14  anulando el acta de los decretos que había contra nosotros,  que nos era contraria,  quitándola de en medio y clavándola en la cruz,

 

Por esta razón, nunca vemos a los cristianos dando el diezmo en el Nuevo Testamento. ¡Así como no los vemos sacrificando cabras y toros para cubrir sus pecados! Pablo escribe: “Antes de recibir esa circuncisión, ustedes estaban muertos en sus pecados. Sin embargo, Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados y anular la deuda que teníamos pendiente por los requisitos de la ley. Él anuló esa deuda que nos era adversa, clavándola en la cruz. Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal.

Así que nadie los juzgue a ustedes por lo que comen o beben, o con respecto a días de fiesta religiosa, de luna nueva o de reposo. Todo esto es una sombra de las cosas que están por venir; la realidad se halla en Cristo.

El diezmo perteneció exclusivamente a Israel bajo la Ley.

Con relación a la mayordomía financiera, vemos que los santos del primer siglo daban con gozo según su capacidad, no por obligación ante una orden. Las donaciones, en la iglesia primitiva, eran voluntarias. Y los beneficiarios eran los pobres, los huérfanos, las viudas, los enfermos, los presos y los extranjeros.

 

1Co 16:1  En cuanto a la ofrenda para los santos,  haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia.

1Co 16:2  Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo,  según haya prosperado,  guardándolo,  para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.

 

2Co 8:3  Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas,  y aun más allá de sus fuerzas,

2Co 8:4  pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.

2Co 8:5  Y no como lo esperábamos,  sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor,  y luego a nosotros por la voluntad de Dios;

2Co 8:6  de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes,  asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.

2Co 8:7  Por tanto,  como en todo abundáis,  en fe,  en palabra,  en ciencia,  en toda solicitud,  y en vuestro amor para con nosotros,  abundad también en esta gracia.

2Co 8:8  No hablo como quien manda,  sino para poner a prueba,  por medio de la diligencia de otros,  también la sinceridad del amor vuestro.

2Co 8:9  Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo,  que por amor a vosotros se hizo pobre,  siendo rico,  para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

2Co 8:10  Y en esto doy mi consejo;  porque esto os conviene a vosotros,  que comenzasteis antes,  no sólo a hacerlo,  sino también a quererlo,  desde el año pasado.

2Co 8:11  Ahora,  pues,  llevad también a cabo el hacerlo,  para que como estuvisteis prontos a querer,  así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis.

2Co 8:12  Porque si primero hay la voluntad dispuesta,  será acepta según lo que uno tiene,  no según lo que no tiene.

 

Rom 15:25  Mas ahora voy a Jerusalén para ministrar a los santos.

Rom 15:26  Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén.

Rom 15:27  Pues les pareció bueno,  y son deudores a ellos;  porque si los gentiles han sido hechos participantes de sus bienes espirituales,  deben también ellos ministrarles de los materiales.

Rom 15:28  Así que,  cuando haya concluido esto,  y les haya entregado este fruto,  pasaré entre vosotros rumbo a España.

 

El consejo de Pablo sobre el dar es: da según Dios te ha prosperado, según tu capacidad y tus medios.

 

Puedo escuchar a alguien haciendo la siguiente objeción ahora mismo: “Pero ¿y Abraham? Él vivió antes la Ley. Y lo vemos diezmando al sumo sacerdote Melquisedec. ¿No rebate esto su argumento de que el diezmo forma parte del cristianismo?”.

No, no lo hace. En primer lugar, el diezmo de Abraham fue completamente voluntario.

No fue obligatorio. Dios no lo ordenó, como hizo con el diezmo para Israel.

En segundo lugar, Abraham diezmó el botín que había logrado después de una batalla específica en la que había participado. No diezmó de sus propios ingresos corrientes ni de su propiedad. El acto de diezmar de Abraham sería algo parecido a ganar la lotería, un premio mayor o recibir una bonificación en el trabajo, y después dar el diezmo de este monto.

En tercer lugar, y lo más importante, esta fue la única vez que Abraham diezmó en sus 175 años de vida en esta tierra. No tenemos ninguna evidencia de que volviera a hacerlo.

Así que, si usted desea usar a Abraham como un “texto de prueba” para sostener que los cristianos deben diezmar, ¡entonces sólo está obligado a diezmar una vez!

 

Lo mismo se aplica a Jacob. Según Génesis 28:20-22, Jacob prometió diezmar al Señor. Pero, como el diezmo de Abraham, el de Jacob fue completamente voluntario. No hay nada escrito donde Dios le haya ordenado el diezmo, no hay nada escrito que demuestre que él lo hizo. Y, hasta donde sabemos, no fue una práctica de por vida.

 

“El diezmo parece ser algo accesorio a las historias

(de Abraham y Jacob) y no se le   atribuye ningún significado teológico”.

 

Esto nos lleva de vuelta al texto citado muchas veces de Malaquías 3. ¿Qué estaba diciendo Dios allí? Primeramente, este pasaje fue dirigido al antiguo Israel, cuando estaba bajo la ley mosaica. El pueblo de Dios estaba reteniendo sus diezmos y ofrendas. Piense en lo que pasaría si una gran proporción de su pais se rehusaran a pagar sus impuestos a las ganancias. La ley  lo considera como un robo. Los culpables serían castigados por haber robado al gobierno.

De igual forma, cuando Israel retenía sus diezmos (impuestos), estaba robando a Dios, Aquél que instituyó el sistema de diezmos. Así que el Señor ordenó a su pueblo que trajera sus diezmos al alfolí. El alfolí estaba ubicado en las cámaras del templo. Las cámaras estaban reservadas para guardar los diezmos (que eran productos, no dinero) para el sostén de los levitas, los pobres, los extranjeros y las viudas.

Note el contexto de Malaquías 3:8-10. En el versículo 5, el Señor dice que juzgará a los que opriman a la viuda, el huérfano y el extranjero. Dice: “De modo que me acercaré a ustedes para juicio. Estaré presto a testificar contra los hechiceros, los adúlteros y los perjuros, contra los que explotan a sus asalariados; contra los que oprimen a las viudas y a los huérfanos, y niegan el derecho del extranjero, sin mostrarme ningún temor dice el Señor Todopoderoso”.

Las viudas, huérfanos y extranjeros eran los legítimos receptores del diezmo. Como estaba reteniendo sus diezmos, Israel era culpable de oprimir a estos tres grupos. Este es el corazón de Dios en Malaquías 3:8-10: la opresión de los pobres.

¿Cuántas veces ha escuchado usted a los predicadores señalar este punto cuando lo arengaron con Malaquías 3? De las decenas de sermones que he escuchado sobre el diezmo, jamás escuché una sola palabra acerca de lo que realmente trataba este pasaje. Es decir, que los diezmos tenían el propósito de sostener a las viudas, los huérfanos, los extranjeros y los levitas (que no eran dueños de nada). Esto es lo que la Palabra del Señor en Malaquías 3 tiene en mente.

 

El salario de los ministros

 

Acerca del salario del Pastor. Tampoco tiene respaldo alguno en el Nuevo Testamento. De hecho, el salario del Pastor está a contrapelo de todo el Nuevo Pacto. Los ancianos (pastores) del primer siglo nunca recibieron salarios. Eran hombres con una vocación terrenal. Daban al rebaño en vez de tomar de él.

Asalariar a los pastores los convierte en profesionales remunerados. Los eleva por sobre el resto del pueblo de Dios. Crea una casta clerical que convierte al cuerpo vivo de Cristo en una empresa. Dado que al pastor y su personal se les “paga” para hacer el ministerio, son profesionales pagos. El resto de la iglesia cae en un estado de dependencia pasiva.

Si cada cristiano se encontrara con el llamado que tiene de ser un sacerdote funcional en la casa del Señor (y se le permitiera ejercer ese llamado), surgiría inmediatamente la pregunta: “¿Para qué le estamos pagando a nuestro pastor?”.

Pero, en la presencia de un sacerdocio pasivo, este tipo de preguntas nunca surge. A la inversa, cuando la iglesia funciona como debería, un clero profesional se vuelve innecesario. De pronto, el pensamiento que dice: “esa es tarea del pastor” aparece como herético. En palabras sencillas, un clero profesional fomenta la ilusión tranquilizadora de que la Palabra de Dios es material clasificado (y peligroso) que sólo puede manejar expertos con credenciales.

Pero esto no es todo. Pagar al pastor lo obliga a complacer a los hombres. Lo convierte en esclavo de los hombres. Su “vale de comida” depende de cuánto le agrada a su congregación. Por lo tanto, no está libre para hablar libremente sin temor a perder algunos fuertes diezmadores. He aquí el flagelo del sistema de pastores.

 

El liderazgo de la iglesia primitiva: ¿Quiénes era ellos?

El tema del liderazgo es uno de los asuntos más importantes (así como constantes) que se han de tratar en cualquier análisis de la práctica de la iglesia. Toda iglesia tiene liderazgo. Sea que una iglesia tenga o no estructuras de liderazgo explícitas o implícitas, el liderazgo siempre está presente. Dependiendo de quién está llevando la dirección, el liderazgo puede ser la peor pesadilla de la iglesia o su más importante elemento de buen éxito.

Debido a que el liderazgo tiene el potencial de llegar a ser tanto un amo cruel como un siervo útil, hay una tremenda necesidad de que los cristianos le echen un nuevo vistazo a este tema. (Note usted que a lo largo de este articulo yo uso la palabra "liderazgo" en una forma de concepción limitada. Concretamente, la uso para referirme principalmente a las responsabilidades de supervisión de una asamblea local.) Comencemos nuestro análisis considerando aquellos textos bíblicos que nos proporcionan una clara imagen de quiénes constituían el liderazgo de la iglesia primitiva:

Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ANCIANOS de la iglesia... Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por OBISPOS, para APACENTAR LA IGLESIA DEL SEÑOR, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. (Hechos 20:17, 28, 29)

Ruego a los ANCIANOS que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: APACENTAD LA GREY DE DIOS que está entre vosotros, CUIDANDO de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a VUESTRO CUIDADO, sino siendo ejemplos de la grey. Y cuando aparezca EL PRINCIPE DE LOS PASTORES, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria. (1 Pedro 5:1-4)

Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ANCIANOS en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el OBISPO sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas. (Tito 1:5-7)

Ancianos, pastores y obispos*

Los textos anteriores muestran claramente que el liderazgo de la iglesia local se ponía en manos de un grupo de creyentes conocidos como "ancianos". Los ancianos eran hombres de la localidad, que estaban más avanzados espiritualmente que el resto de los creyentes en la asamblea local. El término griego traducido como ‘anciano’ (presbuvteros /presbúteros/) simplemente quiere decir un hombre maduro. Por tanto, no se debe pensar que ser anciano es un oficio que queda vacante hasta que se ocupe. Al contrario, los ancianos de la iglesia primitiva eran simples hermanos, por lo general hombres de edad madura. También se los llamaba "obispos" (supervisores), un término que describe su función de supervisar los asuntos de la iglesia. Además, se los llamaba "pastores", porque ellos eran responsables de corregir, enseñar, instruir y guardar el rebaño de los depredadores espirituales. (En tanto que todos los ancianos eran "aptos para enseñar" y poseían el don de pastorear, no todos los que pastoreaban y enseñaban al rebaño eran ancianos —Tito 2:3, 4; 2 Timoteo 2:2, 24; Hebreos 5:12.)

Por consiguiente, según el Nuevo Testamento, los ancianos eran obispos (supervisores) y pastores. El término ‘anciano’ se refiere a su carácter, el término ‘obispo’ se refiere a su función, y el término ‘pastor’ se refiere a su don. Su responsabilidad principal era supervisar la comunidad de creyentes.

 

 

Teniendo claro quienes eran los ancianos volvamos y leamos el texto completo de hechos 20:17-38

 

Hech 20:17  Enviando,  pues,  desde Mileto a Efeso,  hizo llamar a los ancianos de la iglesia.

Hech 20:18  Cuando vinieron a él,  les dijo:  Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo,  desde el primer día que entré en Asia,

Hech 20:19  sirviendo al Señor con toda humildad,  y con muchas lágrimas,  y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos;

Hech 20:20  y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros,  públicamente y por las casas,

Hech 20:21  testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios,  y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

Hech 20:22  Ahora,  he aquí,  ligado yo en espíritu,  voy a Jerusalén,  sin saber lo que allá me ha de acontecer;

Hech 20:23  salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio,  diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones.

Hech 20:24  Pero de ninguna cosa hago caso,  ni estimo preciosa mi vida para mí mismo,  con tal que acabe mi carrera con gozo,  y el ministerio que recibí del Señor Jesús,  para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

Hech 20:25  Y ahora,  he aquí,  yo sé que ninguno de todos vosotros,  entre quienes he pasado predicando el reino de Dios,  verá más mi rostro.

Hech 20:26  Por tanto,  yo os protesto en el día de hoy,  que estoy limpio de la sangre de todos;

Hech 20:27  porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.

Hech 20:28  Por tanto,  mirad por vosotros,  y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos,  para apacentar la iglesia del Señor,  la cual él ganó por su propia sangre.

Hech 20:29  Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces,  que no perdonarán al rebaño.

Hech 20:30  Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.

Hech 20:31  Por tanto,  velad,  acordándoos que por tres años,  de noche y de día,  no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.

Hech 20:32  Y ahora,  hermanos,  os encomiendo a Dios,  y a la palabra de su gracia,  que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

Hech 20:33  Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado.

Hech 20:34  Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo,  estas manos me han servido.

Hech 20:35  En todo os he enseñado que,  trabajando así,  se debe ayudar a los necesitados,  y recordar las palabras del Señor Jesús,  que dijo:  Más bienaventurado es dar que recibir.

Hech 20:36  Cuando hubo dicho estas cosas,  se puso de rodillas,  y oró con todos ellos.

Hech 20:37  Entonces hubo gran llanto de todos;  y echándose al cuello de Pablo,  le besaban,

Hech 20:38  doliéndose en gran manera por la palabra que dijo,  de que no verían más su rostro.  Y le acompañaron al barco.

 

(note que estas son las últimas palabras de Pablo a los ancianos de Éfeso, cuando pensaba que no los vería más, así que son significativas)

 

1Tesalonisenses 2:9  Porque os acordáis,  hermanos,  de nuestro trabajo y fatiga;  cómo trabajando de noche y de día,  para no ser gravosos a ninguno de vosotros,  os predicamos el evangelio de Dios.

 

1Pe 5:1  Ruego a los ancianos que están entre vosotros,  yo anciano también con ellos,  y testigo de los padecimientos de Cristo,  que soy también participante de la gloria que será revelada:

1Pe 5:2  Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros,  cuidando de ella,  no por fuerza,  sino voluntariamente;  no por ganancia deshonesta,  sino con ánimo pronto;

 

Todo el énfasis de las referencias del Nuevo Testamento a los ancianos deja en claro esto. Además,

 

 1Ti 3:7  También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera,  para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.

 

dice que el obispo  debe ser bien considerado en la comunidad. La implicancia natural de esto es que se encuentra empleado regularmente en un trabajo secular.

 

Los griegos despreciaban el trabajo manual. Hablaban en público por una tarifa. Los rabinos judíos aprendían una destreza y no podían aceptar dinero por servicios religiosos. De esta forma, el predicador moderno ha adoptado la costumbre griega antes que la judía, que siguió Pablo, aun como cristiano.

Desgraciadamente, la mayoría del pueblo de Dios es profundamente ingenuo respecto del poder abrumador del sistema de pastores. Es un sistema sin rostro que no se cansa de masticar y escupir a sus jóvenes. Repito: nunca fue intención de Dios que existiera un pastorado profesional. No hay ningún mandato o justificación bíblicos al respecto. De hecho, es imposible defenderlo bíblicamente.

 

El sistema no biblico de la organización eclesiastica actual se ha convertido en un gran elefante difícil de cargar, funcionando como sanguijuela , sostener ese elefante hace que la generosidad del creyente termine en el plato de las ofrendas.  la mayoría de los cristianos no se dan cuenta de que son esclavos de un sistema, que pone cargas sobre el pueblo de Dios, cargas que Él nunca puso sobre sus hombros. 

 

El origen del diezmo

 

Cipriano (200-258 d.C.) es el primer escritor cristiano que menciona la práctica de sostener económicamente al clero. Argumentaba que el clero cristiano debía ser sostenido por el diezmo, tal como ocurría con los levitas. Pero este es un pensamiento erróneo. Hoy el sistema levítico ha sido abolido. Todos somos sacerdotes ahora. Así que, si un sacerdote exige un diezmo, ¡entonces todos los cristianos deberían darse el diezmo unos a otros!

El pedido de Cipriano era sumamente extraño para su tiempo. El pueblo cristiano no lo apoyó ni se hizo eco de él hasta mucho más tarde. Fuera de Cipriano, ningún escritor cristiano antes de Constantino usó jamás referencias al Antiguo Testamento para apoyar el diezmo. Recién en el cuarto siglo, 300 años después de Cristo, algunos líderes cristianos empezaron a apoyar el diezmo como una práctica cristiana para sostener al clero. ¡Pero no se generalizó entre los cristianos hasta el octavo siglo! Según un erudito: “Durante los primeros setecientos años casi no se mencionó [el diezmo]”.

Trazar la historia del diezmo cristiano es un ejercicio fascinante. El diezmo evolucionó desde el estado hacia la iglesia. Dar la décima parte de lo que uno producía era el arriendo habitual para las tierras en Europa Occidental. A medida que la iglesia tuvo más tierras en Europa, el 10% de arriendo fue entregado a la iglesia. Esto dio un nuevo significado al pago del arriendo del 10%. ¡Llegó a identificarse con el diezmo levítico! Por consiguiente, el diezmo cristiano, como institución, se basó en una fusión de la práctica del Antiguo Testamento y una institución pagana.

Para el siglo VIII, el diezmo se convirtió en un requisito legal en muchas zonas de Europa Occidental. Para fines del décimo siglo, la distinción entre el diezmo como pago de arriendo y un requisito moral apoyado por el Antiguo Testamento se había esfumado.

El diezmo pasó a ser obligatorio en toda la Europa cristiana.

Dicho de otra manera, antes del siglo VIII, el diezmo se practicaba como una ofrenda voluntaria. Pero para fines del siglo X se había convertido en un requisito legal para sostener a la iglesia estatal, ¡exigido por el clero y que hacían cumplir las autoridades seculares!

Afortunadamente la mayoría de las iglesias modernas han desistido del diezmo como un requisito legal. Pero la práctica del diezmo está tan viva hoy como cuando era un requisito legal. Es cierto que no será castigado físicamente por no diezmar. Pero si usted no es un diezmador en la mayoría de las iglesias modernas, será excluido de una gran cantidad de cargos ministeriales. ¡Y será cargado de culpa constantemente desde el púlpito!

En cuanto a los salarios del clero, los ministros no recibieron salarios durante los primeros tres siglos. Pero, cuando apareció Constantino, instituyó la práctica de pagar un salario fijo al clero de los fondos eclesiásticos y de los tesoros municipales e imperiales.

Así nació el salario del clero, una práctica dañina que no tiene ninguna raíz en el Nuevo Testamento.

Por favor tome nota que yo creo firmemente en apoyar la obra del Señor económicamente y en dar generosamente. La Biblia ordena ambas cosas, y el reino de Dios necesita de ambos desesperadamente. Lo que estoy atacando en este articulo es el diezmo como una ley cristiana y para lo que se lo suele usar: los salarios del clero y los gastos fijos del edificio de iglesia.

 

La raíz de todos los males

 

Si un creyente desea diezmar por decisión o convicción personal, está perfecto. El diezmo se convierte en un problema cuando se lo presenta como un mandato de Dios, obligatorio para todo creyente.

El diezmo obligatorio equivale a opresión para los pobres. No pocos cristianos pobres han sido empujados precipitadamente a una mayor pobreza porque se les dijo que, si no diezmaban, estaban robándole a Dios. Cuando se enseña el diezmo como un mandato de Dios, los cristianos que apenas llegan a fin de mes son empujados por la culpa a una pobreza mayor. De esta manera, el diezmo hace que el evangelio deje de ser “buenas nuevas para los pobres”. En vez de buenas noticias, pasa a ser una pesada carga. En vez de libertad, se covierte en opresión. ¡Con cuánta facilidad nos olvidamos que el diezmo original que Dios estableció para Israel era para beneficiar a los pobres, no para perjudicarlos!

Inversamente, el diezmo moderno significa buenas nuevas para los ricos. Para una persona de altos ingresos, el 10% es una suma ínfima. El diezmo, por lo tanto, aquieta la conciencia de los ricos, ya que no tiene ningún impacto significativo sobre su estilo de vida.

No pocos cristianos adinerados se engañan pensando que están “obedeciendo a Dios” porque ponen un mísero 10 % de sus ingresos en el plato de ofrendas.

Pero Dios tiene una perspectiva muy diferente respecto del dar. Recuerde la parábola de la moneda de la viuda: “Jesús se detuvo a observar y vio a los ricos que echaban sus ofrendas en las alcancías del templo. También vio a una viuda pobre que echaba dos moneditas de cobre. ‘Les aseguro’, dijo, ‘que esta viuda pobre ha echado más que todos los demás. Todos ellos dieron sus ofrendas de lo que les sobraba; pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía para su sustento’”.

Lamentablemente, el diezmo suele verse como una prueba determinante del discípulo. Si uno es un buen cristiano, diezmará (según se piensa). Pero esto es una aplicación falsa.

El diezmo no es signo alguno de devoción cristiana. Si lo fuera, ¡todos los cristianos del primer siglo estarían condenados por falta de piedad!

La raíz persistente detrás del constante impulso para diezmar en la iglesia moderna es el salario del ministro. No pocos pastores sienten que deben predicar sobre el diezmo para recordar a su congregación acerca de su obligación de apoyarlos a ellos y a sus programas. Y usan la promesa de bendición financiera o el temor a la maldición financiera para asegurarse de que los diezmos sigan ingresando.

De esta manera, el diezmo moderno es el equivalente de una lotería cristiana. Paga el diezmo, y Dios te devolverá más plata después. Rehúsate a diezmar, y Dios te castigará. Para asegurar  su pago, no solamente  recurren a la publicación de listas haciendo pasar al frente a los que están al día con su pago para estimular su ego  y dejan en las bancas a los que están atrasados, inclusive en algunos lugares se publican listas con los morosos para humillarlos públicamente, aquellos que se atrasan en sus pagos son castigados separándolos de las actividades que desarrollan en la iglesia;  Pero el mayor éxito lo han obtenido mediante la superstición y el temor asustando a los creyentes sobre tragedias que le van suceder o que le han acontecido ha aquellos que no han pagado sus diezmos;  o sobre como las ventanas de los cielos se han abierto sobre aquellos que están al día con su pago. Conectan todo lo bueno y lo malo  que el ser humano pasa en esta vida terrenal, a una consecuencia directa del diezmo.  Si un miembro de su congregación le solicita ayuda, por tener una necesidad apremiante, se le pregunta si diezma y si le dice que no le culpa de esta necesidad a la falta de pago de sus diezmos.  Las vidas de estos creyentes giran en torno a las consecuencias del pago o no del diezmo. 

Muchos hermanos líderes en sus iglesias han adormecido sus conciencias  para eludir su responsabilidad  de enfrentarse a la práctica impuesta por los hombres, despreciando lo que el Señor realmente ha mandado. 

Querido hermano no se haga cómplice sustentando un sistema corrupto, por que usted, deberá dar cuenta un día de cómo ha gastado lo que el Señor le ha confiado. Que su ofrenda sea limpia, sin contaminaciones de  sistemas corruptos impuestos por hombres. No presente FUEGO EXTRAÑO QUE DIOS NO HA MANDADO como el triste hecho que narra la Biblia de los sacerdotes Nadab y Abiu.

El Señor ha dejado suficiente y amplia información en su palabra sobre como debe ser el sustento de su obra y por tanto debemos actuar conforme ha su voluntad, el no hacerlo nos puede  exponer a su juicio por hacer algo que el no ha mandado.

El Señor necesita que tu hagas las obras que el dejo preparada desde antes de la fundación del mundo para ti, no cristianos débiles, vencidos y esquilados los cuales no han tenido descanso desde que fueron convertidos ya que están ocupados construyendo el reino de su pastor y/o denominación y ellos creen que están haciendo la obra de Dios.

Alguien que paga sus impuestos, y da el 10 por ciento de sus ingresos a su pastor, más ofrenda para las misiones, fondo para el edificio, compra de pasteles, eventos especiales y ventas de objetos usados, etc., porque la ley o la tradición de su organización le presiona para que lo haga, puede desarrollar la actitud de que su generosidad termina en el plato de las ofrendas.   Agotan sus finanzas de tal manera, que cuando Jesús llega a su puerta para pedir un pedazo de pan, su respuesta podría ser, "Oh, Yo ya di a la iglesia” .

De hecho cuando, quien les escribe, hacia televisión cristiana  y solicitaba ayuda financiera a mis hermanos en la fe  esa era la respuesta de la mayoría.

¡Leyes tales como el diezmo moderno, instituidas por ministros ignorantes de las escrituras y algunos engañadores;  impiden que los hijos de Dios oigan lo qué deberían hacer día a día! 

¡Sí, Señor o  Señora,   Reverendo, Profesor del diezmo, usted roba al pueblo de Dios, a Dios y al mundo, de las bendiciones que Él quiere derramar sobre ellos y mediante nosotros!  ¡Ahora pare y arrepiéntase!  ¡Su misericordia es para siempre!  ¡Vaya a la fuente de la Gracia, y descubra como entrar usted mismo en Su reposo!  Entonces y sólo entonces puede conducir a las ovejas de Dios para que descansen.  ¡Hasta entonces todo lo que hará es trasquilarlas y comérselas!

"Oh hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel.  Profetiza y di a los pastores que así ha dicho el Señor Jehová: ‘¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben apacentar a las ovejas?  Pero vosotros os coméis a las mejores de ellas y os vestís con la lana.  Degolláis a la oveja engordada, y no apacentáis al rebaño.  No fortalecéis a las ovejas débiles ni curáis a las enfermas. No habéis vendado a la perniquebrada, ni habéis hecho volver a la descarriada, ni habéis buscado a la perdida. Más bien, las habéis dominado con dureza y con violencia.”  (Ezequiel 34:2-4)

"Ovejas perdidas fueron mi pueblo; sus pastores las hicieron errar.  Las descarriaron por las colinas; anduvieron de monte en colina, y se olvidaron de sus prados de reposo.  Todos los que las hallaban las devoraban. Y sus enemigos decían: ‘No somos culpables, por cuanto son ellos los que han pecado contra Jehová, su morada de justicia; contra Jehová, la esperanza de sus padres.”  Jeremías 50:6-7).

Ahora cuando digo esto, me doy cuenta que hay millares de pastores (muy buenos amigos míos) sinceros y personas no expertas quienes enseñan y practican el diezmo.  Por favor compréndame.  Yo no lo  estoy atacándole a usted.  Es muy fácil trasmitir tradiciones de hombres, y acabar nosotros mismos ignorando las Escrituras y los caminos de nuestro Padre.  Muchos que leen esto ahora mismo, probablemente se asombraran de lo poco que conocían referente a lo qué dice la Biblia sobre el diezmo.  Ahora lo sabe.  Ahora es responsable de lo que sabe.  Arrepiéntase.  En Él hay perdón, y él  tiene el poder de hacer que todas las cosas obren para nuestro bien, incluyendo nuestras equivocaciones. 

 

Del anciano  del primer siglo al  pastor asalariado moderno

A los ancianos bíblicos no se los consideraba especialistas religiosos, sino hermanos fieles. No eran clérigos profesionales, sino (normalmente) hombres de familia que tenían trabajos seculares (Mateo 10:8; Hechos 20:17, 32-35; 2 Corintios 2:17; 1 Tesalonicenses 2:9; 2 Tesalonicenses 3:7-10; 1 Timoteo 6:5; 1 Pedro 5:2, 3). Debido a su labor incansable, algunos de los ancianos recibían ofrendas voluntarias de los hermanos como prenda de bendición (Gálatas 6:6; 1 Timoteo 5:17, 18). Sin embargo, no se deben confundir las dádivas periódicas que recibían, con los cargos con sueldo fijo de los ministros profesionales de nuestros días. No se deben confundir tampoco con el sostenimiento bíblicamente justificado de los obreros apostólicos itinerantes que viajan de región a región para establecer asambleas locales (1 Corintios 9:1-18).

Debido a que Pablo era un apóstol, tenía legítimo derecho a recibir un cumplido sostén económico de parte del pueblo de Dios. Pero, intencionadamente, Pablo renunció a este derecho, en lo concerniente a las asambleas a las cuales ministraba localmente (1 Corintios 9:14-18; 2 Corintios 11:7-9; 12:13-18; 1 Tesalonicenses 2:6-9; 3:8, 9). Pablo no quería gravar económicamente a ninguna iglesia, en tanto que la servía en su localidad. De modo que el principio paulino respecto del sostén económico se resume en la frase: "...cuando estaba entre vosotros... a ninguno fui carga" (2 Corintios 11:9). Este principio revela la sobria realidad de que la iglesia neotestamentaria no tenía conocimiento alguno de un pastorado residente, asalariado. Steve Atkerson destaca diestramente este punto diciendo:

En Hechos 20 Pablo les dio instrucciones específicas a los ancianos efesios acerca de sus deberes como ancianos. En cuanto a finanzas, Pablo aseveró que él no había codiciado ni plata ni oro de nadie, y que él había pagado sus propios gastos trabajando duro con "estas manos" (20:34, 35; 18:1 y ss.). Siguiendo el ejemplo de Pablo, los ancianos debían también ganarse la vida con un trabajo secular para poder ayudar a los necesitados y practicar las palabras del Señor Jesús, de que "Más bienaventurado es dar que recibir". Así, pues, de Hechos 20:32-35 queda claro que los ancianos han de estar en una situación económica de dar a la iglesia, no de recibir de ella... ¿Debe la iglesia emplear pastores profesionales? Semejante profesión era no sólo extraña en la iglesia neotestamentaria, sino que era incluso desaprobada (Hechos 20:32-35)... crear una clase de ministros asalariados tiende a elevarlos por encima de los creyentes promedio y fomenta una distinción artificial de laicado/clero. Finalmente, los vendedores tienden a ser excepcionalmente amables para con aquellos a quienes ellos esperan vender algo. Contratar a un clérigo profesional lo coloca en una similar relación de vendedor/cliente, e indudablemente eso afecta, hasta cierto punto, su trato con los contribuyentes significativos.

Los judíos modernos no diezman.

Los Rabinos Judíos (esos quienes deben saber la Ley Mosaica mejor que usted), no cobran diezmos porque ellos saben que únicamente los Levitas pueden cobrar el diezmo.  Debido a la destrucción de los archivos genealógicos cuando la destrucción del Templo en el año 70 DC,  ellos no pueden localizar a los verdaderos Levitas.  Usan un sistema de, tantos dólares por cada asiento en sus sinagogas para levantar fondos para el mantenimiento de sus sinagogas.  Por supuesto, los asientos más destacados tienen un precio más alto, pero no es el diezmo.  ¿Ahora, no es esto asombroso?  Me pregunto  ¿cuántos pastores pueden probar que son descendencia biológica de Aarón?  Recuerde, este no es el sacerdocio de Jesucristo.

 

Conclusión

 

En conclusión, el diezmo, si bien es bíblico, no es cristiano. Jesucristo no lo avaló. Los cristianos del primer siglo no lo observaron. Y, durante 300 años, el pueblo de Dios no lo practicó. ¡El diezmo no se convirtió en una práctica ampliamente aceptada entre los cristianos hasta el octavo siglo!

En el Nuevo Testamento, cada uno da según su capacidad. Los cristianos daban para ayudar a otros creyentes, además de apoyar a obreros apostólicos, permitiéndoles viajar.

 

El diezmo sólo se menciona cuatro veces en el Nuevo Testamento. Pero en ninguna de estas ocasiones se aplica a los cristianos. Repito: el diezmo pertenece al Antiguo Testamento, donde se necesitaba de un sistema de impuestos para apoyar a los pobres y donde había un sacerdocio especial apartado para ministrar al Señor. Con la venida de Jesucristo, ha habido un “cambio de ley”: la anterior ha sido “anulada” y convertida en obsoleta por la nueva.

El antiguo sistema judaico separaba al pueblo de Dios en dos clases, requería de unos mediadores humanos, erigía edificios sagrados y colocaba su énfasis en una forma ritualística externa. Todos somos sacerdotes ahora, libres para funcionar en la casa de Dios. La Ley, el viejo sacerdocio y el diezmo han sido todos crucificados. No hay ahora ningún velo en el templo, ningún impuesto para el templo y ningún sacerdocio especial que se interponga entre Dios y el hombre.

 

Usted, querido hermano cristiano, ha sido liberado de la atadura del diezmo y de la obligación de apoyar un sistema pastoral  que no es bíblico.

 

Comentarios

buenas nche para tdosmi pregunta es hasta cuando ban aregalarleeldneroa unos impostores q lo q se stan llenando y el pueblo pasando necesidad mientras los grandes reyes pastorales stan bien viven bien tnen tdo las cmodidades escudriñen mas q los tnen dminados y con la gran mentira

un buen articulo, con citas biblicas como se debe enseñar la biblia. No se desanime por los insultos que han publicado posiblemente pastores que cobran ese diez por ciento, EN MI CONGREGACION SE REUNEN TRES GRUPOS TODAS LAS SEMANAS, TOTAL 24 REUNIONES POR MES, EL APORTE ES DE APROXIMADAMENTE UN DOLAR SEMANAL COMO DADORES ALEGRES Y DE ACUERDO A SUS POSIBILIDADES PORQUE SOMOS POBRES, Y ALCANZA PARA CUBRIR LOS GASTOS DE MANTENIMIENTO, LUZ AGUA E IMPUESTOS MUNICIPALES. NADIE COBRA SUELDO, TODOS TRABAJAN PARA MANTENERSE, DE LA CONSTRUCCION PAGAMOS UN PROMEDIO DE VEINTE CENTIMOS DE DOLAR CADA UNO MENSUAL PARA DEVOLVER EL PRESTAMO RECIBIDO PARA SU CONSTRUCCION, Y ENCIMA NOS ALCANZA PARA IMPRIMIR REVISTAS QUE REGALAMOS CUANDO TODOS SALIMOS A PREDICAR EN FORMA ORGANIZADA, ENCIMA, SI EN ALGUNA LOCALIDAD LOS HERMANOS SUFREN ALGUN SINIESTRO POR INCENDIOS, TERREMOTOS, SUNATMIS, ETC, TODOS ACUDIMOS A AYUDARLOS LLEVANDO MEDICINAS HERMANOS MEDICOS, HERMANOS ALBAÑILES QUE LES LEVANTAMOS NUEVAMENTE SUS VIVIENDAS Y ESOS BENEFICIOS LO RECIBIMOS TODOS, TANTO LOS QUE DAMOS UN DOLAR COMO LOS QUE DAN MUCHO MAS, PERO TODOS LO DAMOS CON EL CORAZON ALEGRE. SOMOS TESTIGOS DE JEHOVA

La verdad hermano, decir que han sido anuladas la ataduras del diezmo es una blasfemia, si dices que el diezmo es una ley del antiguo testamento, pues mira lo que dijo Jesús en el nuevo: Mt 5:17 No penseis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. MISERICORDIA POR LA VIDA DEL QUE ESCRIBIO ESTE ENSAYO O ARTICULO: Mt 5:18-19 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. El no dar diezmo se constituye en robo para el reino de Dios, y si Jesús hubiese venido a establecer una nueva ley ubiera dicho que olvidemos todo lo que enseñaron los padres,que olviden lo que enseñaron los profetas, ubiera dicho que olvidemos todo lo que se dijo antiguamente. LA VERDAD ESTE ARTICULO ES UNA BLASFEMIA, Y UNA ESCUSA Y ESCAPATORIA PARA LOS QUE LLORAN CUANDO DAN SUS MISERIAS EN EL ALFOLI, SI NO QUIEREN DIEZMAR NO LO HAGAN, PERO NO LO ENSEÑEN TRANTANDO DE DISFRAZARLO CON ARGUMENTOS MAL UTILIZADOS BIBLICAMENTE. YA QUE AL HACER ESTO PONEN EN POBREZA A LA IGLESIA, EN POBREZA A SUS PASTORES, Y ENCIMA SE EMPOBRECEN UDS. MISERICORDIA

La verdad hermano, decir que han sido anuladas la ataduras del diezmo es una blasfemia, si dices que el diezmo es una ley del antiguo testamento, pues mira lo que dijo Jesús en el nuevo: Mt 5:17 No penseis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. MISERICORDIA POR LA VIDA DEL QUE ESCRIBIO ESTE ENSAYO O ARTICULO: Mt 5:18-19 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. El no dar diezmo se constituye en robo para el reino de Dios, y si Jesús hubiese venido a establecer una nueva ley ubiera dicho que olvidemos todo lo que enseñaron los padres,que olviden lo que enseñaron los profetas, ubiera dicho que olvidemos todo lo que se dijo antiguamente. LA VERDAD ESTE ARTICULO ES UNA BLASFEMIA, Y UNA ESCUSA Y ESCAPATORIA PARA LOS QUE LLORAN CUANDO DAN SUS MISERIAS EN EL ALFOLI, SI NO QUIEREN DIEZMAR NO LO HAGAN, PERO NO LO ENSEÑEN TRANTANDO DE DISFRAZARLO CON ARGUMENTOS MAL UTILIZADOS BIBLICAMENTE. YA QUE AL HACER ESTO PONEN EN POBREZA A LA IGLESIA, EN POBREZA A SUS PASTORES, Y ENCIMA SE EMPOBRECEN UDS. MISERICORDIA

hermanos en la fe enlugar de discutir sobre dar o no dar diezmo deberian preguntarse si entan en el camino correpto hacia la salvacion pues hay muchos que se estan perdiendo de la salvacion por no aceptar a jesus el unico DIOS y bautizandose en su nombre no como los trinitarios que se bautizan es en los titulos el padre el hijo y el espiritu santo hermanos nombreme solo uno que hayan bautizado en el nombre del padre del hijo y del espiritu santo que este escrito en la biblia y vera que no aparece ninguno solo un mandamiento que aparece en mateo pero el cumplimiento cuando los apostoles entendieron lo que jesus les habia dicho entendieron porque estaban llenos del espiritu santo y como saben es espiritu de verdad y todo los que aparecen en la biblia fueron bautizados en el nombre de jesucristo hechos 2:38- 8:16- 10:48- 19:5- 22:16 efesios 4:5 romanos 6: 3 y muchos mas hermanos esta es la verdad solo hay un mediador entre DIOS y los hombres jesucristo porque jesucristo es DIOS como lo dijo el profeta isaias un niño nos es nacido y su nombre se llamara admirable, padre eterno, y principe de paz AMEN

Dichoso y bienaventurado es todo aquel que puede ser instruido conforme a la Santa Palabra de Dios. Recordemos que el que murió por cada uno de nosotros fue Jesucristo, él lleva las marcas de nuestros pecados y lo hizo de gratis, no cobro nada por nuestra salvacion. Lease 2da. de Reyes 5:16. Yo me pregunto. Poque las defensas y agresiones entre los cristianos cuando lo que tenemos que hacer es seguir el mandato de nuestro Señor Jesucristo en Juan 5:39. Recordemos que Dios es el dueño de su obra y al que el manda el respaldo, no pretendamos ayudar a Dios, el es Dios y el tiene el control de todas las cosas. Hagamos obra de justicia amando al projimo como a nosotros mismo y no haciendo caso del oportunismo de los obres que por causa de sus ambiociones personales adoptan todo lo que le favorece contradiciendo lo que dice el Señor.

Hno Exclente articulo. Y no se preocupe de los insultos de algunos pues me parecen que no son cristianos o son solamente cristianos nominales. Entiendo lo que usted dice NO estamos bajo la ley de Mosise sino bajo la LEY DE CRISTO, lo cual es superior a la ley de Moises pues no lleva a no dar solo el 10% sino el 100% , asi como Cristo se dio completamente por nosotros. Entiendo lo que usted esta intentando decir, que debemos dar mas, el 20%, el 30%, el 40% etc segun Dios nos prospera pues es triste que un creyente que gana 3000 doalres solo da el 10% como el que gana 300 doalres . Eso es ingratitud . Bendiciones ya le escribo a su correo

Queridos hermanos, algunos de los comentaristas de este ensayo ya lo dijeron: este es un tema un tanto escabroso y polemico. Aun asi quiero decir que el escrito me agrado, y no porque lo vea como una forma de liberarme de la \\

Queridos hermanos, algunos de los comentaristas de este ensayo ya lo dijeron: este es un tema un tanto escabroso y polemico. Aun asi quiero decir que el escrito me agrado, y no porque lo vea como una forma de liberarme de la \\

Definitivamente a la Gente le tocan el bolsillo y ^chillan^. la biblia es una unidad Jesus dijo yo no vine a abrogar la ley sino a cumplirla. Si el Antiguo testamento no tiene autoridad entonces solo llevemos el nuevo, los testamentos no se niegan se complementan. Hermano deje de confundir al pueblo de Dios. las practica del diez es bíblica, cristiana, lógica, espiritual y necesaria. Si no quiere Diezmar no lo haga! no esta obligado, ningún mandamiento se cumple por obligación sino por convicción con fe y de corazón (por que lo que no procede de la fe es pecado) pero no busque justificarse. Rom 14:22 ¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.

Añadir un Comentario: